TECNOLOGÍA

 

como funciona el cobre antibacterial?

La humanidad ha aprovechado las propiedades antimicrobianas inherentes del cobre desde el inicio de la civilización. En las últimas décadas, se ha demostrado claramente mediante diversos estudios científicos que el cobre presenta una eficacia antimicrobiana rápida y de amplio espectro contra algunas de las especies más peligrosas de bacterias, hongos y virus.
En la literatura científica se cita la eficacia del cobre para eliminar o inactivar muchos tipos diferentes de bacterias patógenas, hongos y virus, incluyendo:

  • Acinetobacter baumannii
  • Adenovirus
  • Aspergillus niger
  • Candida albicans
  • Campylobacter jejuni
  • Clostridium difficile
  • Coronavirus (humano 229E)
  • Enterobacter aerogenes
  • Enterobacterias resistentes a Carbapenem
  • Escherichia coli O157:H7
  • Helicobacter pylori
  • Gripe A (H1N1)
  • Klebsiella pneumoniae
  • Legionella pneumophilia
  • Listeria monocytogenes
  • Mycobacterium tuberculosis
  • Norovirus
  • Poliovirus
  • Pseudomonas aeruginosa
  • Salmonella enteriditis
  • Staphylococcus aureus (MRSA, E-MRSA, MSSA)
  • Tubercle bacillus
  • Enterococos resistentes a Vancomicina
    ref cientificas https://www.antimicrobialcopper.org/es/referencias-cientificas

 


en la celula

La investigación científica sugiere que el cobre al entrar en contacto con las bacterias interactúa con ellas mediante dos pasos secuenciales.

1.- Rompe la membrana externa de la bacteria.

La pared externa de todos los organismos unicelulares, como las bacterias, se mantiene estable gracias a una micro-corriente eléctrica llamada “potencial transmembrana”, que es una diferencia de voltaje entre el interior y el exterior de la célula. La evidencia indica que cuando la bacteria entra en contacto con el cobre ocurre un “corto-circuito” en la membrana celular. Esto la debilita y genera perforaciones. Otra teoría que explica la perforación de la membrana celular es su oxidación localizada. Cuando una molécula o ion de cobre interactúa con algunos de los componentes de la membrana (tales como proteínas o ácidos grasos) en presencia de oxígeno se habla de un daño oxidativo en la membrana, tal como una pieza metálica en que la oxidación perfora la superficie y debilita el material.

2.- Interrupción del metabolismo celular causando pérdida de los nutrientes vitales y agua.

A través de las perforaciones en la pared celular, un flujo de iones cobre puede llegar dentro de la célula, haciendo peligrar una serie de procesos vitales, entre ellos el metabolismo celular (todas las reacciones que mantienen la célula viva). La acción del cobre es unirse a las enzimas que catalizan estos procesos desactivándolas. De esta manera, la bacteria ya no puede comer, respirar, digerir o crear energía para vivir.
Después de que la membrana es perforada, el cobre puede inhibir todas las enzimas impidiendo el transporte o digestión de los nutrientes, los mecanismos de reparación de la membrana y la multiplicación de ésta. Es por este mecanismo que el cobre es de amplio espectro en eliminar bacterias que entran en contacto con él.
Resumen del artículo: “The Science behind Antimicrobial Copper”.

Beneficios en la tela

En la tela los hilos de cobre 100% puro metalico, entrelazados con fibras textiles ( poliéster, nylon o algodón) mantienen sus propiedades antibacterianas en un radio certificado en laboratorio de 2,5 cm, además de otros beneficios como: cicatrización rapida, estimulacón de colageno, regeneración de vasos capilares, induce a la proliferación de las células endoteliales, etabiliza la qlicoproteína esencial en la cura de heridas.
Estos beneficios crean entornos sanitarios, de trabajo y domésticos saludables por la importante reducción del contagio de infecciones y enfermedades tales como resfríos, influenza y otras enfermedades contagiosas, ademas de mejorar el aspecto de la piel, esto redunda en mayor productividad en las empresas por la reducción de ausencias por enfermedad.
Los productos elaborados en tela de hilos de cobre son altamente necesarios en sitios como: hospitales, clinicas, consutorios, esteticas y en otros casos donde la transmisión de infecciones puede ser causa de preocupación, tales como las residencias de ancianos, las empresas productoras y manipuladoras de alimentos, las ambulancias, los gimnasios, los colegios, las oficinas y los edificios públicos (entre muchos otros).